¿Porqué naturaleza?

Siempre me rio y digo que “soy una exploradora”, pero no como Dora, sino una versión mejorada. ¿Nunca habéis sentido la necesidad de salir de las cuatro paredes que os encierran e ir en medio de un bosque? ¿de estar entre robles y álamos y sentir el canto de los pájaros? ¿de caminar entre rocas y helechos? ¿de estar rodeados de toda esa frondosidad que un día acogió al ser humano, salvaje y… natural? Pues eso me pasa mucho, es como una especie de ansiedad, y de pronto, tengo que ir a la naturaleza, no me importa realmente si es playa o es sierra. “Yo soy de campo” y se nota en cada cosa que hago, en todo lo que he aprendido durante todos los años de mi vida. Es una necesidad instintiva, volver a la naturaleza.

Así que en vez de hablaros simplemente de mí, de la persona que hace este blog, os explico porque hago un blog relacionado con la naturaleza. Y que he hecho durante todos estos años.

Me llamo Isabel, aunque por aquí me conocen con muchos nombres, Isa Lot, Keila, Dandelion, etc. Y como podéis ver, uno de mis amores es la naturaleza. Desde que era muy pequeña he tenido la suerte de tener personas alrededor mío, y también una familia, con gusto por la naturaleza, desde amigos a los que les gustaba tanto como a mí en mi infancia, hasta mi propio padre que es experto en todo lo que podáis imaginar sobre el campo, sin contar a mis antepasados curanderos, pero curanderos de los de verdad, de los que sabían todo lo que crecía en el campo, y como usarlo para curar.

Desde que nací me llevaron al campo los fines de semana, antes correteaba y exploraba todo lo que encontraba, saltaba arroyos cual cabrita revoltosa, observaba cada bichito, aprendía sobre las plantas, los árboles, las estaciones, escuchaba a los que sabían sobre tantas de estas cosas.  

Y cuando llegué a una cierta edad, sobre los 16 o 17 años, me di cuenta de que esta pasión en concreto es algo que me caracteriza, y trate de aprender mucho más, no solo de flora y fauna, sino también sobre fitoterapia. Sacaba libros de las bibliotecas, o los compraba si tenía dinero, hacía herbarios, dibujos de plantas o fotos para luego poder buscar cada planta, y aprendía todo lo que podía no solo sobre sus nombres sino sobre sus usos de fitoterapia.

Digamos que he estado toda mi vida observando, recogiendo regalitos de la naturaleza, y paseando por sus caminos. Cuando llegas a una edad, ya no dispones de tanto tiempo, no puedes estar cada fin de semana en ella si no dispones de un lugar. Pero todo lo que sé, y todo lo que exploro ahora que soy adulta, puedo compartirlo con vosotros, como siempre he hecho, compartir tanto de lo que he aprendido con las personas que son como yo. Igual que otros en su día lo hicieron conmigo porque, sino, quizás todo este conocimiento se pierda en el olvido.


Espero que disfrutéis vuestro paso por este pequeño bosque que es mi Cuaderno de Campo, y que volváis siempre.


Yo corriendo por el campo, con unos 8 años o menos, es un fragmento de una foto de familia. Se ve muy mal, porque aquella cámara tenía un defecto y le entraba la luz.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...