viernes, 15 de mayo de 2015

Cómo secar hierbas

Hipérico y hiedra
Es muy curioso, pero esta semana he tenido que explicar a varias personas cómo se secan las hierbas para su posterior consumo. Es algo muy fácil, pero la mayoría de la gente no tiene ni idea de cómo se hace. Así que he pensado en escribirlo aquí para los que necesiten esta información, así que, vamos a aprender a secar hierbas.


En esta entrada os enseñaré no solo como secar hierbas simplemente, sino como secar cada parte de la planta, porque podemos secar hojas y tallos pero también flores, raíces, bayas y semillas.

Puede ser útil no solo para los que están interesados en la fitoterapia, sino para el uso casero que se hace de las hierbas, como la manzanilla y el poleo para el estómago, o la hierba buena, el romero y el tomillo para usarlos culinariamente.  


Borraja y raíces finas.



Secar hierbas para su consumo

Hierba buena
Para secar hierbas aromáticas o medicinales que tengan hojas pequeñas haremos un manojo, lo ataremos por el tallo y lo colgaremos a la sombra en un lugar aireado. Normalmente, pasada una semana, ya estarán listas, pero es preciso tocar los manojos, si las hojas están secas y se desprenden al tacto están listas. También hay que fijarse en que sigan manteniendo el verdor aunque estén secas, si se vuelven completamente amarillas o negras como si tuvieran hongos no habrán quedado bien.

Una vez seco el manojo, si son plantas de tallo fino se recortan con tijeras, en pequeño tamaño o simplemente se aplastan con las manos, dentro de un recipiente grande. Y luego se meten en botes herméticos que conservaremos en lugar oscuro.

Nunca intentéis secar plantas metidas en un vaso de agua, sé que parece raro, pero lo he visto hacer. Las hojas se deterioran y se ponen negras y no son aptas para el consumo que buscamos.

Las hojas de las plantas caducas deben recolectarse para secarlas antes de la floración. Si las hojas son muy grandes también pueden secarse por separado, poniéndolas sobre papel secante.


Secar flores para su consumo

Si lo que queremos es secar flores, debemos recolectarlas en el momento de mayor esplendor de su floración. Esto quiere decir que aunque pueda darte pena, tienes que recolectarlas cuando más bonitas y esplendorosas están. La mayoría se recolectan en verano, pero puede darse el caso de que sean plantas que florecen en otra época, por ejemplo, las violetas florecen sobre enero.

Las flores deben recolectarse al amanecer, si vemos que tienen rocío esperaremos a un poco más tarde. Separamos cada flor del tallo, se les quitan los insectos y se colocan sobre una bandeja limpia, si es posible podemos colocarlas sobre papel secante porque acelerará el proceso de secado y hará que no se enmohezcan. El lugar donde coloquemos las flores debe ser templado y aireado, y por supuesto estar limpio. Daremos la vuelta a las flores hasta que estén completamente secas. Cuando las flores crujan al tacto estarán secas y ya podemos envasarlas.


Secar raíces para su consumo
  
De algunas plantas solo se usa la raíz, y también podemos encontrar plantas de las que se usa todo, así que también puede veniros bien saber cómo secar raíces.

Las raíces deben recolectarse en otoño, que es cuando mueren las partes aéreas de las plantas y por tanto, todo lo de valor que hay en la planta se encuentra en la raíz almacenado. Deben lavarse a fondo para quitar la tierra y cortarse en pequeños trozos para que sea más fácil secarlas. Después se enciende el horno, cuando está caliente se apaga, y se meten las raíces extendidas sobre la bandeja y se dejan ahí con la puerta del horno semi abierta, para que se sequen con el calor residual del horno. Después se dejarán un tiempo extendidas en una bandeja en un lugar aireado y a la sombra, para que terminen de secar. Se meten en botes, pero hay que tener cuidado de que no estén en lugares húmedos, pues tienden a reabsorber la humedad del ambiente.


Secar bayas para su consumo

Se deben recolectar cuando están maduras (aunque no en exceso), normalmente esto ocurre a principios de otoño. De nuevo usaremos el método que hemos usado con las raíces, extendidas sobre papel secante y metidas en el horno con la puerta abierta y el calor residual. Hay que dar la vuelta a las bayas para asegurar el secado total. Después ya se pueden guardar en botes, en lugar oscuro.


Secar semillas para su consumo o cultivo

La mayoría se recolectan a principios de otoño, salvo excepciones. Se cortan las flores con algo de tallo. Se hacen ramilletes, se cuelgan boca abajo, poniendo debajo una bandeja o cartones, o algún recipiente alargado, porque cuando las semillas estén bien secas, caerán por si solas y así caerán sobre el recipiente. Deben conservarse en recipientes herméticos y opacos.



Espero que todo lo que os he explicado os haya servido de ayuda.

Menta

Nota: de nuevo las fotos son antiguas, y en aquella época mi cámara no tenía mucha calidad. Pero quería que fueran fotos hechas por mí.

1 comentario:

cattatonia dijo...

Muy chulo este artículo.. me parece tan interesante que me lo voy a imprimir mañana.

Gracias un abrazo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...